domingo, 6 de marzo de 2016

Consejo 2: es fundamental que mantengas la mirada con tu esposa mientras os coméis el tarugo a medias

En los primeros tríos en que os deis a las prácticas piloneras a duo, es decir, en los que tu pareja y tú vais a compartir un buen tarugo es recomendable prestar mucha atención al cruce de miradas.
Es en esos momentos en los que se puede decir todo sin necesidad de recurrir a las palabras. En esa mirada puede haber encerrada una complicidad que estrechará vuestra relación sexual for ever.
Mira a los ojos de tu mujer cuando ella este degustando el rabo del amigo, mientras lo mama. Sonriela con tus ojos. Y, sobre todo, mantén su mirada cuando ella te pase el testigo, el cipote del amigo, para que tú lo puedas degustar con entrega y delicadeza.
La mirada entre vosotros es en esos momentos: antes, durante y después de la mamada... fundamental.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.