viernes, 24 de octubre de 2014

Mi mujer fue la que sugirió que me comiera una polla a dúo con ella


Hace unos años conocí en el Trivial, un local de encuentros swinger de Madrid, a una pareja de Guadalajara. Solían venir a Madrid para compras y por la noche se pasaban por el local para tomar una copa y si surgia hacer un intercambio o sí había algún chico que le gustara a ella hacer un trío.
Me comentaba mi amigo que después de algún tiempo haciendo lo mismo, se dieron cuenta que ya no les daba el morbo del principio y que tampoco disfrutaban mucho.
Estaban a punto de volver a su vida sexual convencional cuando la mujer de este amigo le sugirió que probara a comerse junto a ella una buen rabo. Esta pizca de pimienta les revivió el morbo del principio Estuvieron una buena temporada buscando chicos que encajaran en su fantasía. Ella quería que su marido entrara por la puerta grande y que se tragara un rabo de gran tamaño. Les costó encontrarlo y fue a través de un blog.
Mi amigo ya se ha tragado algunas pollas y los dos han vuelto a sentir el placer del sexo no convencional. Lo que más les pone es contactar con un muchacho educado, bien parecido y que gaste un buen cipote. Y el momento cumbre, me dice él, es cuando su mujer agarra el rabo del muchado y se lo dirige a la boca para que empiece el festín.
Le pregunté sí alguna vez se había tenido que enfrentar a esa situación. Me refiero a sí el amigo en cuestión se le fue la corrida sin controlar. Su respuesta fue silencio y una sonora carcajada.
Ellos mismos, ¿no? jejejejeje

http://www.eroprofile.com/m/videos/view/Mature-bi-3some

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.